Divorcio Mutuo Acuerdo

Cada vez más parejas se divorcian de mutuo acuerdo. Si tienes claro los términos de tu Convenio Regulador, y estás de acuerdo con tu pareja, éste es el trámite más sencillo para realizar tu divorcio.

 

Los únicos requisitos para tramitar tu divorcio de MUTUO ACUERDO son:

 

 

1) Llevar casados al menos tres meses cuando se quiera iniciar el procedimiento de separación y divorcio.

 

 

2)Interponer la demanda por ambos cónyuges o por parte de uno con el consentimiento del otro.

 

 

3) Que ambos cónyuges firmen de común acuerdo el Convenio Regulador que se adjunte a la demanda.

 

Los términos del Convenio Regulador que regirá tu divorcio, dependerán de las circunstancias familiares concretas que poseas:

 

SI TIENES HIJOS: Si tenéis hijos en común, el Convenio Regulador que se acompañará junto a vuestra demanda de divorcio, deberá contemplar quien ostentará la custodia de los menores a partir de vuestro divorcio, la patria potestad, cómo realizará el progenitor no custodio las visitas y disfrutará de las vacaciones que le correspondan con los menores, así como entre otras circunstancias, qué pensión de alimentos deberá ingresar el progenitor no custodio a sus hijos para el mantenimiento y sustento de los mismos. También se establecerá la atribución del que fue el domicilio familiar, pudiéndose incluir clausulas concretas con las que ambos estéis de acuerdo para regular todas estas medidas, siempre y cuando las mismas resulten beneficiosas para vuestros hijos.

 

SI TENÉIS BIENES: Si tenéis bienes y los queréis reparitir en el momento de vuestro divorcio, el Convenio Regulador contemplará cómo se realiza ese reparto del activo y pasivo de vuestra sociedad de gananciales (distribución de los bienes y deudas entre ambos). La liquidación de vuestros bienes, no es necesario realizarla junto a vuestro divorcio si no queréis, pudiendo dejar la misma para otro momento distinto al del divorcio, para lo cual, tendríais que iniciar un nuevo procedimiento en el futuro llamado de "liquidación de gananciales". El reparto en el momento del divorcio de los bienes, o su reparto en un futuro, dependerá de las circunstancias que posea cada matrimonio, y de las necesidades que los cónyuges posean a este respecto.

 

SIN HIJOS Y SIN BIENES: Este es el caso más sencillo de resolver. Si no tenéis hijos ni bienes, vuestro Convenio Regulador tan sólo tendrá que contemplar vuestro deseo de poner fin a vuestro matrimonio. En muchas ocasiones alguno de los cónyuges que no quiere divorciarse, pone trabas al que sí quiere divorciarse, obligándole a ir a un procedimiento contencioso, más largo, caro y tedioso, sin que tal extremo tenga mucho sentido, pues dados los tiempos que corren, la libertad individual de cada cónyuge de decidir si quiere estas casado o no, prima sobre la del que no quiere divorciarse, no pudiendo nadie obligar a otro a estar casado con él, por lo que resulta incoherente que si no hay bienes ni hijos, alguno de los cónyuges se oponga a tramitar su divorcio de mutuo acuerdo.

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Aida Martínez Abogados